‘GH VIP’: el asco, la caca de Aída Nizar, la audiencia y un formato agotado

0
1290

No descubrimos América si decimos que «Gran Hermano» dejó de ser lo que era hace ya tiempo (El ‘todo por la audiencia’ de Paolo Vasile, acaba con Aída Nízar haciendo caca en el suelo).

En su empeño por mantener el formato, Telecinco ha intentado sorprender a la audiencia en cada una de sus edicionesy, aunque el reality de Mediaset sigue siendo una opción a considerar en la noche de los jueves, el encierro en la casa agota, cada vez más, sus posibilidades.

La última edición del concurso, presentada por Jorge Javier Vázquez, se convirtió en la menos vista de la historia del concurso, y no precisamente por el cambio de presentador, sino por un casting que, salvo los gritos de Adara y el peluquín de Miguel (que ahora se ha puesto extensiones), dio un juego más bien escaso en Guadalix.

El regreso de «Gran Hermano: VIP» en 2015 salió rentable a Telecinco gracias, en un elevado tanto por ciento, a la polémica intervención de Belén Esteban.

Ya el pasado año la nueva edición del concurso, en la que pasaban a estar Carlos Lozano o Rappel, dejaba de dar el mismo juego a pesar de contar entre sus filas con Rosa Benito y Raquel Bollo, quienes pasaron por la casa sin pena ni gloria. Lejos de querer asumir que el formato muere por momentos, Telecinco volvió a emitir una nueva edición del concurso desde el mes de enero.

La experiencia no ha podido ser más desastrosa. Y no hablamos de audiencia.

Con un casting en el que solo prometían Aless Gibaja, que fue toda una decepción, y Toño Sanchís, quien salió el primero, Telecinco intentó incrementar el interés del programa a golpe de polémica y tirando, entre otras cosas, del pasado de Yvonne Reyes.
Ni con esas. Al final, y visto el poco juego de los concursantes, la organización decidió meter en la casa a la hija pródiga, Aída Nízar y cuyas salidas de tono resultan, a estas alturas, teatralizadas y poco sorprendentes. Lo último que ha hecho la polémica concursante ha sido defecar en el suelo.

Aylén y Eletra, quienes quisieron bromear con Daniela Blume y Nízar derramando Cola-Cao por la taza del váter, provocaron la ira de la concursante, a quien no se le ocurrió respuesta mejor que semejante asquerosidad.

«Hay mierda humana en el baño», se escuchaba en la casa.

Y concluye Inma ZamoraT en ‘ABC’ este 15 de marzo de 2017:

“Telecinco ha censurado las imágenes, pero no es suficiente. La cadena debería de aprender que la audiencia es tan sabia que, más pronto que tarde, terminará por darle la espalda”.

“Por algo vuelven a triunfar en televisión los contenidos blancos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here