Dolor de espalda en el embarazo , consejos para prevenirlo y aliviarlo

0
1556
dolor de espalda en el embarazo primer trimestre

Alivia o previene el dolor de espalda en el embarazo con estos consejos sencillos

El dolor de espalda durante el embarazo es una molestia normal durante las primeras semanas o en el primer o segundo trimestre,siempre y cuando no sea muy fuerte o sea localizado y agudo.

El dolor lumbar puede acompañarte, también, al final del embarazo. Un poco de ejercicio y cierta higiene postural son fundamentales para prevenirlo y evitarlo entre el 31 y el 54 por ciento de las embarazadas sufre dolor de espalda. Los cambios físicos que experimenta tu cuerpo durante estos nueve meses abonan el terreno para que estas molestias aparezcan. Y pueden hacerlo, incluso si antes de estar embarazada nunca hubieras sufrido problemas en la zona.

La lumbalgia, es decir, el dolor en la parte baja y central de la espalda, que puede irradiar o no hacia los laterales, es la afección más común. La ciática que puede aparecer sola o ir acompañada de lumbago y entonces se denomina lumbociática también es muy típica, y se inicia en un punto de la parte superior del glúteo para después bajar por la cara posterior de la pierna hasta llegar al pie. Y ambas pueden, en ocasiones, invalidarte para desarrollar tu vida diaria.

dolor de espalda en el embarazo

 

 ¿Por qué se produce?

Son varios los factores que juegan en tu contra durante esta etapa. Con la ayuda de los doctores, te los explicamos:La relajación de la musculatura abdominal. En condiciones normales, la tensión de la musculatura abdominal y de la espalda contribuye a que ésta última se mantenga recta; pero, en el embarazo, para que el útero pueda crecer y permitir el desarrollo de tu bebé, los músculos del abdomen están más relajados por la acción de la hormona relaxina. Y esto da lugar a que la embarazada arquee la espalda y utilice en exceso la musculatura de la espalda para mantener el equilibrio.

El aumento de peso. En un embarazo normal se suelen ganar entre 8 y 10 kilos. Pero el problema es que no es un reparto uniforme, sino que se localiza, principalmente, en la parte abdominal, lo que provoca que la musculatura de la zona lumbar deba trabajar más, algo que agrava la posibilidad de que se produzca una .

El centro de gravedad se altera. A medida que la tripa va creciendo, el centro de gravedad va corrigiéndose si no te caerías hacia delante por el peso de la barriga, y para conseguirlo, se va modificando la posición de la columna, arqueándose hacia delante hiperlordosis  lumbar Esto facilita que la zona lumbar se sobrecargue y termine apareciendo la contractura y el dolor.

dolor de esplada en las primeras semanas del embarazo

 

 La falta de potencia en los glúteos. 

Estos músculos estabilizan la pelvis y dan un apoyo estable a la columna. Pero en embarazo al aumentar el peso y modificarse la postura de la columna, si los glúteos no son lo suficientemente potentes, serán incapaces de cumplir esta misión, lo que provocará dolor en la zona lumbar baja y en las nalgas.

¿Qué puedes hacer?

Prevenir. Es la mejor medida que puedes adoptar. Pese a que si sufres dolor de espalda en un momento determinado del embarazo, eso no quiera decir que, irremediablemente, te vaya a acompañar hasta el final del mismo, será mejor que, desde el principio, adoptes una serie de hábitos saludables que reducirán la posibilidad de que refieras lumbalgia.

Evita hacer reposo

”Salvo que el médico lo indique por razones ginecológicas, no se debe guardar reposo”, explical los especialistas Elsedentarismo no te conviene porque provoca pérdida de fuerza y masa muscular, y eso aumenta el riesgo de que la musculatura se sobrecargue o se lesione.

Cuida tus movimientos

Así, flexiona las rodillas y no arquees la espalda para agacharte; no cargues ni levantes peso camina erguida, con los glúteos duros y sin echar la tripa hacia fuera; apoya los pies en un escabel cuando estés sentada y duerme de lado mejor sobre tu lado izquierdo para favorecer el aporte de oxígeno al feto y no boca arriba ya que aumentarías el arco lumbar.

dolor de espalda en el embarazo

 

Haz ejercicio. “Resulta fundamental. De hecho, la falta de tono muscular previa al embarazo se relaciona con más probabilidad de sufrir dolores de espalda durante el mismo”, asegura este especialista. Son muy recomendables los que te propongan en las clases de preparación al parto y la natación, ya que trabaja la tonificación en general, y con menor esfuerzo que si tuvieras que hacerlo fuera del agua.

Usa calzado adecuado. Dile adiós a los tacones durante estos nueve meses, y utiliza zapatos cómodos, con un tacón ancho y de unos 3 o 4 cm de altura.

Atención al parto

“El parto supone un esfuerzo muscular importante y, en algunos casos, puede provocar una contractura en la parte baja de la espalda”, comentan los doctores durante el alumbramiento  la pelvis se dilata para permitir la salida del feto. Si esta dilatación es excesiva por ejemplo, porque exista una desproporción entre el tamaño del bebé y el diámetro de la pelvis de la madre, puede afectar a las articulaciones sacroilíacas, que son las que unen la pelvis a la columna vertebral, y dar lugar a molestias en el posparto. Otro de los problemas que pueden producir­ se durante el parto es la luxación del coxis. Así, como explica este especialista, “si en su camino hacia el exterior, el feto empuja el coxis hacia atrás, estirando o rompiendo fibras del ligamento que lo une al sacro, el coxis puede quedar desplazado”. Lo sabrás porque notarás un dolor intenso en la “rabadilla”, sobre todo, al sentarte sobre una superficie dura.

Soluciones eficaces

Los tratamientos farmacológicos basados en calmantes, antiinflamatorios no esteroideos y relajantes musculares no son recomendables durante el embarazo porque pueden ser perjudiciales para el feto.

Por tanto, si el dolor se agudiza tendrás que recurrir a otros remedios. Consulta con tu traumatólogo el más recomendable según la dolencia y el mes de gestación en el que te encuentres. Pero en cualquier situación, tanto los masajes como los ejercicios de rehabilitación dirigidos por profesionales, a buen seguro, te aliviarán las molestias.

Y como explican los especialistas “existe un tratamiento que ha demostrado ser eficaz para reducir el dolor, la inflamación y la contractura muscular y que se puede utilizar durante la gestación y es la intervención neurorreflejoterápica (NRl), más conocida como las “grapas”. Para que te hagas una idea, tanto las molestias como la contractura se producen por la activación de unas células nerviosas concretas. Pues bien, con la implantación de este material quirúrgico en la piel se consigue estimular las terminaciones de otras fibras nerviosas en la piel que liberan una sustancia la encefalina, que se fija a los nervios del dolor y los desactiva.

Y hasta aquí este extenso artículo sobre el dolor de espalda en el embarazo,si ya estás en las primeras semanas o el en el primer,segundo o tercer trimestre y padeces este dolor tan molesto,espero que los consejos anteriores te ayuden a aliviar o evitarlo,si te ha sido útil este artículo por favor compártelo en tu red social favorita como agradecimiento, muchísimas gracias!  😉

Compartir
Artículo anteriorCómo conseguir un vientre plano
Artículo siguienteComo hacer yogurt casero
Redactora especializada en temas sobre la belleza, la moda y la comida sana, si eres de las mías ¡¡no te pierdas todos los días nuevos artículos interesantes!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here